Consejos para cuidar la piel en verano

cuidar la piel en verano

Consejos para cuidar la piel en verano

Publicado en Blog y etiquetado como , , , | Leave a Comment

Llega el verano y con él aumentan las horas de exposición al sol: vamos a la playa, a la piscina o disfrutamos del aire de la montaña, sin acordarnos de que el astro rey produce tantos beneficios como efectos nocivos en nuestra salud y, más concretamente, en nuestra piel.

Por tanto, es vital no bajar la guardia en verano y extremar los cuidados de la dermis para evitar arrepentirnos al término de la estación por los errores cometidos durante la época estival. Si quieres lucir una piel radiante y sana, no solo en verano, sino durante todo el año, a continuación te detallamos unos cuidados básicos y muy fáciles de seguir para conseguirlo:

Limpieza: Cuida tu epidermis con productos suaves y naturales sin perfumes, que eliminen la grasa y la suciedad y que no dañen el manto ácido de la piel. El aumento de sudoración provoca que los poros se tapen más fácilmente favoreciendo la aparición de granos; por tanto, se recomienda seguir un tratamiento de exfoliación al menos una vez a la semana para que la higiene sea más efectiva.

Hidratación: Una piel hidratada es una piel sana. Se debe aumentar el consumo de agua y zumos naturales y utilizar cremas, lociones y aceites hidratantes con base natural de productos como el aloe vera y las almendras. Se deben evitar las bebidas gaseosas, que provocan deshidratación y favorecen la aparición de celulitis.

Alimentación: La calidad y cantidad de los alimentos que consumimos afecta directamente a la salud de nuestra piel. Por ello, en verano debemos reducir el consumo de carne y aumentar el de frutas, hortalizas, verduras y productos ricos en vitaminas antioxidantes como la E, que ayuda a regenerar las células epidérmicas y aumenta el flujo sanguíneo de la piel.

Comodidad: Se recomienda utilizar ropa confortable, ancha y de fibras naturales que no provoquen heridas, rozaduras ni irritaciones.

Descanso: Durante las vacaciones se tiende a dormir más, lo que es muy beneficioso para nuestra dermis, ya que es cuando las células que la componen recuperan su fuerza y elasticidad.

Protección solar: Siempre que se salga de casa es imprescindible aplicar protección solar en la piel y en los labios, sin olvidar orejas, nuca y dorso de las manos y de los pies. Los expertos recomiendan que el índice de protección mínimo sea FPS 30, aunque hay que adaptarlo a cada tipo de piel. Se debe renovar su aplicación tres veces al día (mañana, media mañana y primera hora de la tarde) y acompañarla de gafas de sol homologadas y sombreros.

Exposición al sol: Hay que reducirla en las horas centrales del día y, si no es posible, extremar los cuidados para evitar quemaduras e insolaciones. Si el cielo está nublado no hay que confiarse: un 30% de la radiación ultravioleta se filtra a través de las nubes y puede provocar quemaduras.

Medicamentos fotosensibilizantes: el consumo de medicamentos que aumentan las reacciones fototóxicas y/o fotoalérgicas se debe tener muy en cuenta a la hora de exponerse al sol. Fármacos como la píldora anticonceptiva o el ibuprofeno pueden producir alergias y manchas en la piel, por lo que es recomendable consultar al médico sobre sus efectos secundarios en nuestra dermis.

El verano es una época de descanso y de diversión, pero también es una estación en la que debemos vigilar nuestra salud para disfrutar de unas vacaciones inolvidables. Y tú, ¿qué haces para cuidar tu piel?

   

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *