Recupera el ritmo después de los excesos navideños

recuperarse de los excesos navideños

Recupera el ritmo después de los excesos navideños

Publicado en Blog y etiquetado como , , , , | Leave a Comment

Como todos los años, no hay fiestas sin excesos a la mesa… Comidas con los compañeros de trabajo y con la familia, salidas con los amigos en las que el alcohol es el protagonista… en estas fechas no decimos que no a nada y nuestra salud lo nota.

Si estos días pasados tu agenda social estuvo repleta de acontecimientos alrededor de una mesa, te vendrán muy bien nuestros consejos para recuperar tu cuerpo de los atracones.

Recupera los buenos hábitos, pero no dejes de comer de golpe. Llegar con hambre y ansiedad a la mesa no es aconsejable, los excesos serán mayores. No se trata de que comas todo lo que quieras, sino que ingieras frutas, verduras, sopas, caldos, carnes y pescados a la plancha en cantidad suficiente para controlar el tan temido apetito.

Planifica tus menús. Organiza tus comidas especialmente durante estas primeras semanas para que sean equilibradas y nutritivas y te ayuden a compensar.

Mastica bien cada bocado. Pon a trabajar tus mandíbulas y mastica cada bocado un mínimo de 20 veces. El resultado: te sentirás más saciada y las digestiones no serán tan pesadas.

Cuida tu hígado. Este órgano, junto con la vesícula biliar, es el encargado de metabolizar y absorber las grasas saturadas y el alcohol que se ingiere en estas fechas, es hora de darle un respiro de verdad, evita también la bollería y la mantequilla.

Protege tu riñón. Los riñones se sobrecargan con las comidas copiosas, así que intenta tomar poca sal y destierra de tu dieta los alimentos congelados, los precocinados y los quesos grasos.

Bebe muchísima agua. Elimina el exceso de ácido úrico provocado por la ingesta de carnes de caza y marisco tomando dos litros de agua, como mínimo, al día. Esto, además, te ayudará a purificar tu sangre de otras toxinas perjudiciales para tu salud.

Aumenta el consumo de alimentos ricos en fibra. Cuando cambiamos los hábitos alimenticios, aunque solo sea por unos días, nuestro sistema digestivo se rebela castigándonos con el temido estreñimiento. Ayuda a tu digestión consumiendo legumbres, dátiles, kiwis, quinoa o avellanas que, además, te saciarán y te ayudarán a controlar lo que comes.

Realiza ejercicio siempre que puedas. Este consejo es válido durante todo el año, pero en estas fechas cobra una especial relevancia. Potencia los ejercicios para aumentar tu masa muscular para que el metabolismo basal trabaje más y evitar esos “kilitos” de más.

Utilizar el sentido común todo el año para evitar que los excesos arruinen nuestro esfuerzo de meses pasados es vital, tu cabeza y tu cuerpo te lo agradecerán.

   

       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *