Yo no tengo depresión postvacacional

Yo no tengo depresión postvacacional

Publicado en Blog, Nutrición para el alma y etiquetado como ,

Me parece ayer cuando aún tímidamente sacaba las sandalias de verano y guardaba mis botas. Y así, casi sin darnos cuenta los días de verano tocan su fin.

Ese color y olor a verano deja paso al olor a otoño, a hojas secas, los días largos de luz a los días más cortitos y el calor al frío que nos hace abrigarnos irremediablemente.

Yo soy de verano cien por cien. Nací en junio, será por eso.

Pero este año el retorno tiene para mí una luz y un olor especial: mi otoño tiene más luz que nunca y ¿sabéis a que me huele? Me huele a VIDA. Una vida que me ha vuelto a regalar Dios.

El primer día de mis vacaciones de este verano sufrí un accidente de coche. Salí ilesa de un coche que me salvo la vida y que ahora ya no vale para nada. Tengo la sensación que parte de todo el exceso de equipaje y mochilas que viajaban conmigo de alguna manera se quedaron allí para siempre.

Podía no haber tenido ni un solo día de verano ni de más otoños ni inviernos… Pero, DIOS quiso que me quedara más. ÉL sabe. Es un regalo, otro más de los que me regala cada día y que voy a aprovechar como si no hubiera un mañana.

Y es que la vida es imprevisible, pero la muerte también lo es, y mucho más.

Por eso, yo no, yo no tengo depresión post vacacional porque he podido volver con salud a mi hogar, he vuelto a besar a mi amor, he vuelto a abrazar a mi familia, he vuelto a poder escribir en mi teclado, he vuelto a sentarme en mi consulta, he vuelto a reír con mis amigos, he podido volver a pasear por mi playa y ver atardeceres y amaneceres. En definitiva ¡HE VUELTO A LA VIDA!

ASÍ QUE RECORDAD SIEMPRE: LO MEJOR DE IRSE… ES VOLVER

Dra. Conchita Vidales

   

       

2 Responses to "Yo no tengo depresión postvacacional"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *